Dejando en evidencia a las sefirot (“Árbol de la vida”)

Publicado: 1 enero, 2015 en Cábala
  • Son el concepto místico más destructivo que afecta al mundo judío contemporáneo. En el último milenio y medio no ha habido otra idea que haya redefinido el judaísmo tan dramáticamente como las diez sefirot. Porque para ser sinceros, filosóficamente lo han redefinido y cambiado todo. Todo se construye sobre ellas como fundamento. Es el peor virus que ha destruido y está destruyendo el judaísmo por dentro desde sus comienzos.
  • ¿Qué son las sefirot? Son el intento de diseccionar y desmembrar a Dios (el Cielo no lo permita) y explicar lo que piensa, Su proceso de pensamiento y predecir qué es lo que va a hacer además de intentar controlar el destino del hombre. ¿Cómo? Fácil. Diciéndote que te pareces a Dios y que Dios se parece a ti y de esta forma definir al hombre y su destino y los secretos de la creación. Todo esto por supuesto basado en la perspectiva mística supuestamente autorizada del Zohar. Fuentes sin fuentes, que aparecen en el exilio sin fuentes ni raíces autorizadas en la Torá o en la literatura misnaica. Sin autoridad bíblica ninguna. Al contrario que la Torá y las leyes del Bet Din Hagadol, autorizadas directamente por la Torá. Lo más grave no es sólo que las diez sefirot no tienen autoridad ninguna, sin raíces en la Torá o la Mishná, sino que por ser una especulación mística y afirmar un pluralismo dualista están en claro conflicto con el judaísmo clásico.
  • ¿Qué daño hacen si no te afectan ni incumben a nivel práctico? No solo los judíos sino el mundo entero ha sufrido mucho debido a esta invasión cabalística. A pesar de que se pueda ver como simples nociones esotéricas, que intentan definir los secretos de lo divino y los secretos de la creación, no se puede intentar definir, redefinir o supuestamente explicar al Creador y Su voluntad sin afectar todos los aspectos de la vida en Torá y su filosofía. La aceptación prácticamente completa de las sefirot como dogma no solo afecta a cómo vemos al resto del mundo sino a cómo el mundo nos ve a nosotros. Esto es exactamente por lo que no es coincidencia que la mayoría de los problemas del mundo judío con el resto del mundo empezaron mayoritariamente en el siglo XIII: acusaciones de ser egoístas, de no preocuparse por los demás, de separar el destino judío del destino del resto del mundo, de ver el mundo tribalmente y no éticamente, en otras palabras, no diferenciando entre las personas decentes e indecentes éticamente sino entre judío y no judío, por no hablar de la invención de la noción de la supuesta alma superior judía, del valor intrínsecamente superior de la sangre judía sobre el irredimible gentil. Todos estos principios inmorales solidifican a partir de las diez sefirot que al final han llevado al judaísmo a convertirse en el irrelevante caos ético y social que es hoy.
  • La única razón por la que los líderes de la comunidad ortodoxa dan su visto bueno a las sefirot y por la que no se pueden criticar y cuestionar u oponerse a ellas es precisamente por su aceptación, porque han sido aceptadas. Deben ser verdaderas si tantos rabinos importantes así lo han afirmado. Pero esto no es suficiente. Esa no es la manera en la que el judaísmo debería obrar. ¿Desde cuándo se decide la veracidad de una idea simplemente por su número de seguidores o la reputación de los que la apoyan? Este tema es extremadamente difícil de entender, lo que lo hace aún más peligroso. Hace que los que se preocupan por investigarlo muchas veces se apoyen en las personas que encuentran más carismáticas o que parecen más seguras de sí mismas y no necesariamente en los líderes que tengan más razones teológicas en sus argumentos.
  • Intentaremos explicarlas de una forma que la mente moderna pueda entenderlas.
  • ¿Qué son las diez sefirot? Las diez sefirot, o literalmente diez emanaciones, divinas en naturaleza, son el vehículo por el que En Sof (“el sin fin o el infinito”) supuestamente se revela a sí mismo. ¿Quién es En Sof? Parcialmente Dios. Solo En Sof junto con las diez sefirot y más partes, forman a Dios según la cábala. Es la nada definitiva y se activa solo cuando se traduce en las sefirot.
  • Los cabalistas han incluso creado uno más alto. Es el Atzmut, la esencia divina. Se supone que está a un nivel más alto que el propio En Sof.
  • En Sof, Atzmut y las sefirot, según el pensamiento de los cabalistas, todos juntos, construyen el Dios de la Biblia (el Cielo no lo permita).
  • A las diez sefirot se les conoce como el “cuerpo de dios”. Conocidas en las versiones más populares como Kéter, Jojmá, Biná, Jésed, Guevurá, Tiferet, Netzaj, Hod, Iesod y Maljut, a veces también llamado Shejiná. Algunas veces son llamadas según los genitales del cuerpo humano. Iesod es el pene circuncidado de dios. Maljut es la cabeza del pene o la labia de dios. Solo con leer esto deberían darte escalofríos porque, de un solo plumazo, los cabalistas han destruido uno de los mayores logros del monoteísmo ético: la desexualización de la religión, convirtiendo al Dios que entregó la Torá en una especie de hermafrodita que tiene sexo consigo mismo, el Cielo no lo permita. ¿Cuáles son las razones de que esta perversión no sea criticada en nuestra generación? Principalmente por cómo se enmascara como teología auténtica. Si un escéptico le pregunta al típico rabino cabalista que le explique las sefirot le dirá que son atributos de Dios que muestran a un Dios bueno e incluso utilizará pesukim de la Torá para demostrar que está todo en ella y ya está. Así el escéptico se irá a casa satisfecho. Pero esto no es lo que creen verdaderamente ni lo que se enseña en sus ieshivot. Es simplemente una línea divisoria que se traza para calmar a los escépticos. Mientras continuemos analizando lo que son las sefirot, por favor no seáis tímidos y sed libres de compararlo con la avodá zará y particularmente con la trinidad de los cristianos, que ningún cristiano se atrevería a describir como tres dioses separados, sino exactamente como lo que los cabalistas precisamente describen como el misterio del Dios Único, igual que los trinitarios (que dicho sea de paso son de muchas maneras más monoteístas que los cabalistas contemporáneos). El Rivash, Rabí Itzjak ben Sheshet Perfet (1326 – 1408) dice que las diez sefirot son peores que la doctrina cristiana porque dividen a Dios en diez (el Cielo no lo permita), no simplemente en tres. Tres frente a diez. Algunos dicen que incluso hay muchas más divisiones y subdivisiones dentro de estas diez.
  • Las sefirot, siendo completamente divinas y a la vez separadas de Dios (¡!), no son el único problema teológico con el que tenemos que lidiar. Por si las similitudes con el cristianismo no fuesen por sí solas ya lo suficientemente preocupantes, la cábala ha avanzado aún más en su descenso con la creación de los partzufim.
  • Los partzufim son personalidades dentro de la “cabeza de dios”. Una subdivisión aún mayor dentro de las propias sefirot. Se convierten literalmente en personalidades independientes dentro de la llamada “cabeza de dios”, que en la mente cabalista supuestamente siguen constituyendo todavía un único Dios (¡!).
  • Los partzufim son un paso más en la subdivisión de Dios. Son subdivisiones de las sefirot, literalmente personalidades de dios. Completamente divinas en su naturaleza y a la vez independientes unas de otras.
  • Son Atik Iomin (anciano en días, deriva de Kéter o Daat), Arij Anpin (cara larga, sale de Kéter), Imma (la madre viene de Biná), Abba (el padre viene de Jojmá), Zeir Anpin (hijo de la “cabeza de dios”, “hijo de dios” proviene de Jésed, Guevurá, Tiferet, Netzaj, Hod y Iesod), NetzajHod (también se le conocen como las “rodillas de dios”) y por último Nukva o Nekevá, también conocida como la Shejiná (hija divina o la madre celestial que sale de Maljut, el aspecto femenino de dios). La cábala enseña que, aunque son totalmente independientes, aún así forman un solo Dios. ¿Hasta qué punto son independientes? Lo son tanto que la cábala incluye hasta relaciones sexuales entre ellas. Hasta enseñan que el objetivo de la práctica del judaísmo en este mundo no es literalmente traer la bondad, la paz y la justicia al mundo sino producir las relaciones sexuales entre las personalidades femeninas y masculinas de las sefirot. Esta es una razón más por la que el judaísmo no progresa éticamente en nuestros días, porque su teología ya no está basada solo en la ética y lo que produce es, por el contrario, una especie de orgía celestial. Y aunque parezca mentira el tema todavía empeora más… por ejemplo:
  • ¿Has oído hablar de la trinidad de las sefirot? Sí, la trinidad de las sefirot. El “padre” que es Abba, Atik Iomin el transcendente que es el “espíritu santo de dios” y Zeir Anpin que es el “hijo”. Y para no olvidar a nuestros amigos católicos, Imma, que es la “madre divina”. Así es como los mesiánicos justifican todos y cada uno de sus conceptos en la cábala y las sefirot.
  • ¿Por qué y cómo surgió toda esta aberración teológica? Este gnosticismo no es nuevo. Hubo un tiempo en el que permeó el cristianismo incluso antes de la aparición de la cábala. Lo que actualmente se llama cristianismo se parecía hace mucho tiempo a una forma más benigna, más ligera por así decir, de lo que llamamos cábala hoy en día, antes de que rompiese completamente con el gnosticismo. En el judaísmo, en lugar de separarse de estos conceptos paganos, el gnosticismo se ha llevado a todo el judaísmo consigo. El judaísmo de hoy en día influenciado por esta cábala no es judaísmo verdadero.
  • Si intentas usar el peshat encontrado en la Torá, como por ejemplo en el Shemá, para argumentar en contra de un Dios hecho de una unidad compuesta (el Cielo no lo permita) verás que el Zohar dice que el Shemá no es peshat en realidad. En él se ha redefinido el Shemá (que inequívocamente es el más puro monoteísmo) a través de las sefirot. Las tres frases que lo forman incorporan cada una de ellas a diferentes partzufim según el comentario del Zohar (Zohar Deut. 6: 4, 1: 16b, 2: 105a, 2: 115, 2: 167a, y 3: 191b), creando un argumento para una unidad compuesta equivalente al dogma cristiano. Así es exactamente como leen los cabalistas el Shemá, como la integración de sefirot y partzufim dentro de Dios, el Cielo no lo permita. Gracias Zohar. ¡Vaya genialidad! Justo exactamente igual que lo que dice el Nuevo Testamento sobre la trinidad: “Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno” (Juan I 5: 7). Las sefirot son la trinidad cristiana bajo tratamiento de esteroides. El Azilut es la trinidad cabalística. El Azilut, que es el mundo superior cabalístico donde la “cabeza de dios” de Kéter se asienta. Hecho de Jojmá, Biná y Daat: la trinidad cabalística. Precisamente de estas tres sefirot superiores es de donde Jabad deriva su nombre. El Zohar también hace lo mismo con la frase de Bereshit que dice “Hagamos al hombre a nuestra imagen y a nuestra semejanza”, atribuyéndola a una pluralidad de sefirot e incluso con el famoso pasuk de Tehilím “besa al hijo” que, en lugar de traducir adecuadamente “bat” como pureza, dice que es el hijo de Zeir Anpin.
  • La verdad es que la historia desgraciadamente se repite a sí misma. Estas ideas permearon el mundo judío incluso antes de la destrucción del segundo Templo. Aunque el Zohar fue escrito en el siglo XIII sus ideas eran conocidas como gnosticismo mucho antes. Eran las bases de la secta que dio lugar al cristianismo primitivo. Hasta tal punto son similares que se identifican claramente con las raíces de la cábala contemporánea. Tan parecidas que, por poner un ejemplo, Jabad opina que: “Un rebe es una esencia y existencia divina que se ha revestido de un cuerpo” (Likutei Sijot, Vol. 2, 509), exactamente igual que lo que el Nuevo Testamento dice de Cristo: “Porque en Cristo toda la grandeza de Dios vive en una forma corporal” (Colosenses 2: 9). Cristo es una esencia de Dios encerrada en una forma corporal. ¡Despertemos! Sin comentarios.
  • La forma en que se limita al Dios Omnipotente no es solo la doctrina de las sefirot, por sí mismas un problema teológico gravísimo, al ser emanaciones divinas con naturaleza divina y a la vez independientes, sino que además por supuesto van en contra el famoso principio bíblico de Isaías de que “Dios no cambia”. Los cabalistas han desarrollado la doctrina de tzimtzum que intenta explicar la contracción o limitación de En Sof, el Cielo no lo permita, necesaria para que las sefirot puedan hacer su trabajo. Lo que es una doctrina herética creada para justificar otra doctrina herética previa y así se apilan una a una encima de la otra aumentando la herejía. Para que el Todopoderoso pueda ser totalmente omnipresente debe presentarse de una forma que sea total, pero para que puedan existir y funcionar las sefirot se requiere una presencia parcial de Dios o un vacío del Todopoderoso. Es una doctrina herética desarrollada para sostener a otra doctrina herética previa. Se ha podido construir o asumir tanto con y sobre nociones totalmente inventadas porque hoy en día ya nadie se pregunta qué es autoritativo. Esto es desgraciadamente lo único necesario para justificar estas ideas sin sentido.
  • Los cabalistas piensan no solo que Dios cambia sino que nunca deja de cambiar. Si se reflexiona esta es la única forma en la que empiezan las sectas. Cuando Dios decide cambiar o revelar algo más, o algo nuevo, y dejar totalmente Su voluntad en manos del hombre y sus acciones. Como pasó en el cristianismo, el islam, el mormonismo y cualquier otra secta que se pueda citar. Porque precisamente como enseñan los cabalistas somos los mayores manipuladores de las sefirot.
  • La base de este escrito no es el comentar que todos estos conceptos no tienen sentido sino que además siguen y justifican una cadena de ideas heréticas que nunca deberían haber sido aceptadas desde un principio. El tzimtzum es necesario para justificar cómo funcionan las sefirot y más y más ideas heréticas concatenadas. Una vez que se acepta una herejía, todas las demás vienen detrás de la mano.
  • Las sefirot dieron pie a muchas de las prácticas ocultistas vivas hoy en día como el tarot, leer las líneas de las manos o en la frente y otras formas de adivinación, por no hablar de las maldiciones que los cabalistas echan a quienes odian.
  • Si se pregunta al rabino promedio por la validez de las sefirot o de la cábala, en general te dirá que es mutar, que es casher. No hay ningún problema.
  • El intento de definir y finalmente diseccionar al Todopoderoso en sí mismo ya es una herejía. En otras palabras: hablando de lo divino o de lo metafísico, si el concepto no se deriva directamente de la única revelación que el hombre ha recibido de Dios, es decir de la Torá, es solamente una mera opinión y desde luego no se puede derivar o construir a partir de él una doctrina. Después de que los místicos han creado una explicación de lo que es el funcionamiento de Dios y de cómo el universo ha llegado a existir fuera de la narrativa de la Torá, todas sus doctrinas han sido enseñadas a la par de importancia con la Torá misma, o incluso como Torá. Por eso es por lo que hoy en día es para tantos indistinguible de la Torá. La Torá debería ser la única fuente para establecer estas verdades metafísicas. La cábala de hoy en día desgraciadamente es indistinguible de la Torá en oposición al pasuk de Deut. 28: 29 que dice: “Las cosas secretas pertenecen al Eterno, nuestro Dios; mas las reveladas nos pertenecen a nosotros y a nuestros hijos para siempre, para que pongamos por obra todas las palabras de esta Torá.” Lo que enseña que incluso si pudiese haber conceptos esotéricos contenidos en la Torá se nos manda no ahondar en ellos y no incorporar sus supuestas conclusiones al judaísmo. Hay tantísimo que enseñar sobre la cábala que es casi imposible volver a meter el pájaro en la jaula. Nada que provenga de fuentes autorizadas por la Torá. La gente pensante cada vez está más cansada de verse obligada a tragar con todo esto aunque desgraciadamente el 99% del mundo judío lo acepta sin rechistar. Sólo los judíos de costumbre española y portuguesa, algunos yemenitas, judíos de origen alemán, junto a los modernos seguidores del Rambam se han opuesto rotundamente a aceptarla. Para el resto se enseña como algo divino inspirado por Dios y obligatorio tanto halájica como filosóficamente. Si alguien rechaza la cábala se le llamará hereje y se equiparará a rechazar la Torá misma. Decidan ustedes mismos.

Adaptado y traducido de la pagina web de Dor Dea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s