La Unidad de Dios

Publicado: 9 febrero, 2015 en Judaísmo básico

 

Cada vez más es necesario resaltar la particular importancia de la absoluta unidad de Dios que ha sido puesta en entredicho por las formas populares de la cábala prevalentes hoy.

Para apoyar la unicidad debemos apelar a los escritos filosóficos de varios gueonim y rishonim como Saadia Gaon, Rabenu Bahia ibn Pakuda, Rabí Iehudá HaLeví y Maimónides.

Veamos:

  • Dios es incomparable con cualquier creación.
  • Él no es ni macho, ni hembra, ni masculino, ni femenino, pero debido a las limitaciones del lenguaje humano se usan algunos términos de forma alegórica y metafórica para poder expresar de alguna forma el hecho de que Él existe.
  • Su existencia es cualitativamente diferente de cualquier otra existencia y todas las demás existencias dependen de Él y son sostenidas por Él, mientras que Él permanece infinita e insondablemente distinto e independiente de toda creación.
  • Él es una unidad incomparable con cualquier unidad de la creación, Su Unidad no es una unidad que pueda ser dividida o que esté compuesta de partes, ambos extremos solo podrían darse con una unidad sujeta al espacio y el tiempo, tampoco Su Unidad es una en el sentido de especies o tipos.
  • No hay cualidad de la creación que se le pueda aplicar a Él: ni el espacio, ni el tiempo, ni el cambio, ni el concepto de cuerpo, forma o imagen, ni el concepto de llenar un cuerpo, forma o lugar, ni ningún otro factor de la creación – porque Él es Perfecto y Suficiente en Sí mismo y no tiene necesidad de nada de todo esto. Él no es una fuerza o un poder que posea o llene otra cosa, ni es una multiplicidad, ni hay ningún aspecto de multiplicidad en Él – como podría ser el caso si el mundo literalmente estuviese en Él (el Cielo no lo permita). Cada frase bíblica o talmúdica que parezca implicar que una cualidad de la creación se aplica a Él, debe ser entendida como teniendo un significado diferente de su significado literal, porque Él transciende todos los aspectos de la creación. Ninguno de ellos es aplicable a Él.
  • El Esplendor de la Realidad de Su Ser es tan grande que no hay mente que pueda comprender ni siquiera la más mínima parte de Él, porque Él no tiene partes, como rezamos tres veces al día “ולגדלתו אין חקר …y de Su grandeza no hay investigación posible” (Salmos 145: 3).

Por lo tanto uno debe ser precavido y tener siempre presente que la sublime Verdad de Su Ser transciende todo lo que podamos expresar con palabras y las referencias a Él son o bien expresando lo que Él no es o a través de figuras literarias como la metáfora.

Traducido y adaptado por B. Cotarelo Núñez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s